Deep learning e inteligencia artificial al servicio de vuestros procesos BIM

¡Los pasos preliminares para conseguirlo!

El uso del BIM y lo digital permiten a las empresas, a día de hoy, automatizar un cierto número de tareas, con la consiguiente disminución de errores, la eliminación de tareas repetitivas sin valor añadido y un mejor control de la calidad de los productos.

Hoy en día, verdaderas herramientas de Deep learning e inteligencia artificial llegan entre las manos de los equipos BIM y de las empresas de construcción y concepción.

¿Cómo entrar en esta fase prometedora de la digitalización de la industria de la construcción?



Automatizar: centrarse en su trabajo

Un edificio, o una infraestructura, es una obra compleja que implica centenares de trabajos y millares de datos durante todo su ciclo de vida. Actualmente, las empresas desean evitar abordar un nuevo proyecto como si fuera el primero, como un edificio prototipo; prefieren conseguir industrializar sus procesos y capitalizar su saber hacer para concebir mejor, construir mejor y facilitar el mantenimiento.


La automatización tiende a utilizar el poder de la informática para automatizar tareas repetitivas o sujetas a errores y liberar a los equipos de tareas con poco valor añadido para que se centren en lo esencial: construir mejor, construir de forma sostenible y seguir siendo competitivos en un mercado que evoluciona rápidamente.


El mundo de la construcción está, efectivamente, viviendo una fase de aceleración y automatización exponencial, concepto que se aplica también a nuestra industria, como explica Peter Diamondis, de la Singularity University.

Veremos que, en el mundo del edificio, la automatización puede tener diferentes objetivos, según si se pone en marcha por un promotor o por una oficina de proyectos o ingeniería.



Automatizar la actualización de la información en las diferentes herramientas de la empresa

Aún hoy es difícil sincronizar las diferentes aplicaciones utilizadas en la construcción de un edificio, a pesar de la promesa del BIM en la colaboración. Estos son algunos ejemplos de temas pendientes en términos de sincronización:

- El seguimiento del progreso del control de los armados en obra, reportada directamente en la maqueta,

- La transferencia o sincronización de la maqueta hacia el libro del edificio, igualmente accesible por el sistema de GMAO,

- Los informes de control de mantenimiento accesibles por el gestor del edificio,

- Los datos estructurales accesibles por el arquitecto, etc.


Estos procesos de sincronización permiten favorecer las conexiones de datos, colaborar con la información para desembocar en decisiones más precisas y rápidas y, por tanto, ganar en productividad.



Automatizar los cálculos o procesos de documentación de trabajo.

Tomemos el ejemplo de la automatización de la producción de prefabricación de hormigón: el Grupo GA consigue entregar construcciones de hormigón a tiempo, gracias a sus fábricas de hormigón conectadas a sus oficinas de proyectos. Sus procesos permiten que el edificio y los elementos de hormigón se conviertan en realidad, directamentente a partir del modelo digital.



Procesos de sincronización del Grupo GA: Diseño -> Producción (automática) y Ensamblaje



Encontrar soluciones a problemas complejos

La oficina de proyectos internacional Mott MacDonald ha decidido apostar por las nuevas tecnologías, como el deep learning, para automatizar los cálculos de estructura en fase de concepción, o incluso en la evaluación de los riesgos naturales para proyectos de protección de costas.



Fuente: Mott MacDonald


Las empresas de concepción y construcción como Mott MacDonald desarrollan ellas mismas sus programas. Quieren ofrecer a los equipos de trabajo workflows sencillos, facilitandoles la vida: «No queremos ver más Revit», dicen numerosos expertos en su campo.


La maqueta se convierte en una interfaz que permite acceder a la información, pudiendo ser utilizada como una base de datos que hay que actualizar o consultar utilizando sobre todo Grasshoper, Dynamo, las API de Forge o Onfly.io de BIM&CO.


Hoy en día la automatización es, sin embargo, complicada. Con la digitalización podemos pasar más tiempo gestionando problemas de programas que sacando realmente provecho para responder a una problemática operacional concreta.




¿Por qué?

Existen varias razones. Para automatizar tareas, los equipos BIM e IT intentan hacer la transición de la información entre programas o equipos... Pero no es fácil, porque estos componentes no utilizan el mismo lenguaje. Imagine hacer trabajar a equipos japoneses y americanos sin traductor. No es fácil si uno no es bilingüe… Este problema de traducción se agudiza en proyectos complejos.


Las maquetas almacenan numerosos datos y son difícilmente accesibles por aplicaciones externas. Los datos entonces permanecen inaccesibles y por lo tanto no son explotables.


Además, según el proyecto o el cliente, las herramientas cambian y los tipos de información son diferentes, porque los procesos de intercambios y de datos aún no están estandarizados.



Gestionar sus datos, paso indispensable para la automatización: del proyecto al objeto

¿Qué quiere decir gestionar sus datos? ¡Todo y nada!

Hoy en día, se incluye muchísima información en las maquetas digitales, como datos de programas, documentos, etc. Con el fin de explotar esta información y poder utilizarla realmente, es necesario llevar la gestión, es decir, ser capaz de identificarla, modificarla y unirla.



Estructure y estandarice sus datos

La base de todo es permitir la comprensión de la información incluida en la maqueta, a través de una máquina. Se trata de instaurar un lenguaje común y hacer que esos datos puedan ser legibles y traducidos por aplicaciones diferentes, por equipos distintos.


Concretamente, el 1er paso consiste en identificar y definir la información necesaria para estos procesos, según la fase del proyecto, los actores implicados, etc...

Esta información debe ser estandarizada posteriormente. Los equipos establecen las reglas de nomenclatura, para poder asegurar una uniformidad en la maqueta. En los convenios BIM y los planes de ejecución BIM, se encuentran a menudo los detalles de los convenios y las reglas de nomenclatura de la información del proyecto, parámetros de los objetos y las clasificaciones que se deben utilizar.



Extracto de un plan de ejecución BIM


El «nombrado de propiedades» designa los parámetros de los objetos y se habla de clasificación para la nomenclatura del objeto en sí mismo. Las clasificaciones son codificaciones que difieren según los trabajos y los programas que acceden a la maqueta.


Para asegurar que las propiedades son únicas, el sistema puede basarse en un diccionario de propiedades común. Este diccionario permite tener propiedades uniformes y… traducibles. Es el paso final: la capacidad de traducir los datos en diferentes estándares, en diferentes lenguajes... Es el elemento crucial que permite a las diferentes aplicaciones intercambiar datos.



Armonice sus datos y su contenido

Una vez estén definidas las reglas, sólo queda llevar los objetos BIM utilizados en los proyectos conforme a estas reglas: hablamos de armonizar sus objetos y sus datos.

Los objetos, una vez armonizados, son las herramientas de construcción de una maqueta BIM rica y explotable.




Controle y comparta la información incluida en las maquetas

Ojo, habrá que aplicar y hacer respetar estas reglas – asunto complicado. Los actores que colaboran en una o varias maquetas son numerosos. Habrá que asegurar que las reglas y la estructura de datos se respetan, para integrar el modelo de trabajo en el modelo central. Existen herramientas para asegurar el respeto de las reglas definidas en el plan de ejecución BIM.

Gestionar los datos BIM, y sobre todo los de los objetos BIM, permite una mejor eficacia de los procesos, un mejor control y una mayor accesibilidad de los datos.
Con los datos correctamente gestionados, de manera continua, se puede hacer Machine Learning y el mantenimiento predictivo, pero también automatizar el control de las normas, o incluso realizar estimaciones de precio muy precisas.



API y OpenBIM, para integrar los procesos con los sistemas de la empresa

Los procesos pueden ser automatizados internamente, con una herramienta, o externamente, utilizando las API. Los intercambios tampoco están estandarizados, por lo que es posible utilizar el mismo referencial de datos para distribuir la información más fácilmente.


El uso de un referencial permite asegurar la continuidad y la utilización de un lenguaje común a través de varias aplicaciones. Podemos, entonces,  implementar procesos automáticos basados en API entorno a la maqueta.


A menudo deben implementarse integraciones IT en el seno de la empresa o de las partes integrantes del proyecto: los datos técnicos pueden venir directamente del PIM de un proveedor, los plazos de entrega directamente del programa de compras, por ejemplo, y los datos de mantenimiento pueden ser incluidos en el programa de gestión de activos, como Maximo... Esto permite optimizar toda la cadena de aprovisionamiento y mantenimiento.



El uso de los IFC

Para intercambiar y automatizar procesos entorno a una maqueta, los IFC son un buen soporte para la colaboración. Acoplados al uso de herramientas externas cloud, los IFC constituyen, en Europa sobre todo, un soporte fundamental para la colaboración y la automatización de los procesos.



Siguiendo estos pasos es posible tener fácilmente acceso a los beneficios de la automatización: conectar fácilmente los datos del proyecto a los sistemas de información de la empresa, como los ERP (los sistemas de planificación de recursos empresariales ) y favorecer la comunicación entre datos para colaborar mejor. Al final, ¡esto es el BIM!

face Baptiste Mullie